jueves, 7 de enero de 2010

DESIERTO

Es cierto que arremete, destructor el torbellino
moviendo los cimientos de mi ya cansada vida.
Resisto humanamente en el sitio de mi aliento
hablándome la muerte, colofón de mi destino.

Es que a veces me pierdo, en inciertos laberintos
sin serenidad alguna, ni perfiles de quietudes
no escucho los gemidos de la tierra, con violencia
ataca el desaliento, asesino voraz de mis recintos.

Mas presiento que detrás del horizonte, vigilante
frente a la tormenta bestial de mis angustias,
amamantando las costas serenas de mi pecho
florecen nobles huertos en mi espíritu ambulante.

Me hincha ya el vigor que renace de la brisa
y no me inquieta fragmentarme en el desierto,
si detrás de esos montes, cual sol que vivifica
Yo diviso tu leal amor y me esperas con tu risa.

2 comentarios:

  1. Hola Mimi

    Ya estaba extrañando tus poemas.

    Tu sabes que soy un fiel lector tuyo.

    Me gustó mucho.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. mimi, otro gran poema
    desde luego que es un canto a la esperanza
    leerte siempre me dice cosas y cada lectura que hago de lo tuyo es un aprendizaje para mi...
    esto es tu blog, no qqml y como es más privado esto quiero expresarte mi admiración sin miedo a que suene a lo que suele sonar allí
    eres muy buena escritora, según mis gustos
    un besazo!!!

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes