lunes, 27 de septiembre de 2010

A MIS AMIGOS

Anoche mi cuerpo sintió el frío invierno
la frigidez de las noches en vigilia,
nadie oyó mi voz, mi verso se perdía
me situé en los umbrales del infierno.

Vi lo frágil de mi vida, tumultuosa
llegué hasta los cimientos del misterio,
se extraviaron las raíces de mi sueño,
experiencia negra y espantosa.

Cuando mi palabra cayó al despeñadero
pretendiendo suicidarse allí conmigo
en el horizonte vislumbré el arco iris
prendido en sus colores, cada amigo.

Los que me aman y quieren mi presencia
lloraban con angustia y conmovidos
mostrando con mi marcha su castigo
trataron de animarme, compungidos.

Pude verlos como sombras, aún recuerdo
sus semblantes de tristeza, su gemido
abrazando mi cuerpo casi inerte
suplicando ¡No nos dejes sin tu abrigo!

Despertando de esa dura pesadilla
feliz observé, el apoyo de los míos
sentirme amada, ¡Cuan dulce maravilla!
a mi lado están, tan solo mis queridos.

Los que me dicen claramente las verdades
sin importar ni temer la consecuencia
ni mostrar en forma vana su querencia
son los instructores de mis realidades.

1 comentario:

  1. "No nos dejes sin tu abrigo"
    Qué belleza Mimí lo que has escrito y qué conmovedor me ha resultado saber que al menos, te has acordado que te queremos.
    Sí, porque no importa la distancia, te queremos y admiramos.-
    No dejes nunca de mirar el horizonte, un beso.-

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes