jueves, 15 de septiembre de 2011

AL FINAL

Cuando tan solo oiga el eco de los secretos
en los años en que no importe si es julio o es febrero
cuando dé lo mismo si vivo o si muero
y abandonada esté por amigos y por nietos.

El tiempo en que por mí nadie se interese
que mi cuerpo sin calor permanezca inerte
yo espero que mi huella sea roca fuerte
y mi verso la semilla que en las almas crece.

El día en que ya no se oigan mis cantares
y el palpitar de mi corazón termine
cuando el negro de mis días me conmine
a vivir en los profundo de los mares.

En los instantes en que mi voz sea un reproche
y herida esté en lo profundo de la sima
me detendré en las orillas vibrantes de la rima
a usurparle aullidos de nostalgia a la noche.

Dejaré este mundo mirando al horizonte
rompiendo los nudos del infeliz tormento
moriré sintiendo el inclaudicable viento
esconderé mi llanto en el lejano monte

Entonces seguiré en silencio mi camino
creyendo que formé parte de sus vidas
regaré con mi sangre las tierras florecidas
y vendré a los míos como suave remolino.

3 comentarios:

  1. hola
    que bonito poema gracias por escribirlo es conmovedor cautivador y aun màs que solo eso. besos.

    ResponderEliminar
  2. Bravo miriam
    Claro que así será porque la poesía brota de tu pluma y es un placer leer los versos que escribes, aunque este tenga matices de tristeza. Mis felicitaciones y estrellas. Un abrazo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Mimi
    Impresionantemente hermoso, aunque triste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes