viernes, 4 de noviembre de 2011

HE VUELTO

Volví los pasos hacia  un sendero muy  seguro
después de caminar entre  sombras y tinieblas.
Durante un mes fuí  presa,  de lo incierto  y lo oscuro
mis palpitaciones fueron  frágiles y lentas...

 Quise  estremecer  los  labios pero  estaban mudos
mis párpados  adheridos por la fría  niebla,
los brazos  vapuleados, mi torso al desnudo
y la oscuridad  sacudiendo mis piernas secas.
  
No hubo  claridad para observar  las hemorragias
se desangró mi ser en los más raros temores.
Murieron los torrentes, el eco, las montañas,
en las aguas de mi alma  crecieron sinsabores.

¿Pero que puedes saber, aún siendo mi  amigo?
Tuve en el corazón  clavadas miles de  espinas
del  rosal ingrato que brotó con las mentiras
y que hoy sólo pretendo  matar con el olvido.

Pero he vuelto. Con los pies aún llenos de cieno
las cicatrices  que me sublevan  hacia el monte,
el juicio en bancarrota,  gritando fuerte  al cielo
y  gravitando  en el ángelus del horizonte.

Con extrañas chispas que en mi adentro se desbordan,
fuerza incontenible de millares  de tormentas,
que despeña  sangre de mi  ser,  como  inmensa ola
dejando en la   piel  aroma a  jazmín y magnolias.

1 comentario:

  1. Siempre te he dicho, amiga mía, que tienes arte en tus sentimientos, y esearte lo dejas bordado en tus versos.
    Besos de corazón.

    ResponderEliminar

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes