viernes, 16 de noviembre de 2012

AROMA DE ROSAS

Hay un aroma sutil y gracioso
encubierto en un ramo de rosas.
Un manantial de color que alborota
a las almas más  tristes y  solas.
En el piano, una partitura que duerme 
las manos calcinan, no entiende la nota.
Un acertijo que a la carne lapida.
y unos brazos cerrados, olvidan.

Tengo una conversación con el viento 
se avergüenza, no conoce  tu nombre
y tartamudea con el silencio.
El agua, infame y vil  aguacero,
 ha inundado mi sueño
los cachivaches en la alcoba flotan,
sonámbulos con los ojos abiertos.

Y la fuente, oh hermosa fuente
 se ha saturado de  ovas
y en ella, flotar no se puede.
Pero aún escucho en la sima su canto
tan lejano, es un zumbido que hiere.

Suspiro y sollozo en la despedida
y la oquedad que me embosca,
como buitre que espera a su presa.
Pero debo  remendar  el camino
volver donde la existencia brota,
para encontrar el aroma perdido,
el que se oculta en un ramo de rosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes