martes, 5 de junio de 2012

LOS COLORES DEL OTOÑO

Amarte  en el  silencio,  tan  sólo me  recuerda,
los  caminos  que acolchonan  las caídas hojas,
el viento insensato,  que al hacer  sombras  retoza
entre  los arbustos de esa  triste callejuela.
El exquisito canela  que abriga cada hoja
rememora aquella tarde  que  en torno a  la mesa,
agobiados por el dia,  me dabas la  sorpresa
regalándome   en tu  verso,  el sonar de cada  ola.
Con cuánta ternura te apropiabas   de mis  manos
tus brazos  me protegían del  inminente hielo,
suzurrabas  en mi oído,  un tímido te quiero,
mi mejilla se teñía de un bello encarnado.
Disfrutamos  viendo en los árboles los  colores
los cálidos marrones, los penetrantes  rojos
el verde huía, venían  los anaranjados locos
los  amarillos  que  parecían girasoles.
"Jamás perderás mi corazón, fue tu sentencia,
la tarde radiante del  aquel último  otoño
cuando jugando a ser  astrónomo,  ante mi  asombro
en mi cuerpo  delineaste una nueva estrella. 
Pero los  días se hacían  cada vez más cortos
prevenir debí  contra el inevitable  invierno
ya  no había   intensidad en tus hermosos ojos,
y se fue perdiendo poco a poco  el verdinegro.
Algunas hojas añorando,  aún  tienen  el verde
y   fijas  a la  ramas,  extrañan  darnos  sombra
esparcen  su  singular y escalofriante aroma,
me  anuncian  que  sin tí ,   llegará pronto la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes