lunes, 18 de junio de 2012

DESNUDA


Hay momentos en que pienso  en la pobre  tierra abandonada
en serafines que emergen  en esta habitación desierta,
en  los ventanales  que dan hacia el piélago  de la gracia,
y en las espléndidas llanuras, donde vive la gacela.


En que nadie  podrá  separarme del vientre de la risa,
y en que sigo unida al cordón umbilical de la belleza,
enmedio de la hecatombe y la vehemencia de este clima
lo íntimo del sol  anuncia,  el alumbramiento de la fuerza.

Los  cánticos  descendiendo  del resplandor de las estrellas
los poemas que nacen de lo inagotable  ó  del silencio
cuerpos celestes  que acarician a las noches con sus yemas,
un concierto de ilusiones, de bombardeos contra el miedo.

Me veo  saliendo de las llamas absurdas de la vida
abrazada  con sus pálidos miembros, setas venenosas.
Abro los ojos y  atino a  ver  los faroles   en la cima,
desnuda del dolor, arranco un pétalo muerto  a mis rosas.

¿Entonces, de dónde provienen  las quejas en estas tardes?
Porqué se golpean los glóbulos rojos en las  canteras?
Si amanecen  los destellos,  renacieron  los pastizales,
puedo sentir   fragancias  maravillosas  de la  arboleda

2 comentarios:

  1. Por que todos pensamos cosas bellas y nos acarician los recuerdos, los distantes y hasta los cercanos. Gracias por ese recuerdo dulce que me abraza. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han sido etapas de mi vida. Cuando leo estos poemas me imagino que no fuí yo quien los escribió. jajaja, pero si, salieron de un corazón latiendo poesía. Saludos amigo.

      Eliminar

DEJA TUS COMENTARIOS AQUI

Seguidores

Visitantes recientes